Una de eventos latinos, navidades y mi Happy B’day

Ante todo, mis disculpas por tomarme tanto tiempo para volver a escribir. Supongo que es entendible, una ya esta más establecida, el frenesí del comienzo y de lo nuevo ya ha pasado (aunque en este país siempre pasan cosas, especialmente cuando se es voluntaria) y la falta de tiempo han llevado a esta entrada con delay.

Finalmente entramos en contacto con un muy reducido grupo de latinos y sudaneses interesados en América Latina. Fuimos formalmente invitados a la ceremonia de inauguración de la Asociación Sudanesa de Amistad con América Latina y el Caribe.  Para mi sorpresa, fue un evento más multitudinario de lo que esperaba. Si bien los latinos seguimos siendo tres gatos locos, pero el evento, además de ser concurrido, fue bastante formal, con comida deliciosa, té y café y música reggae y sudanesa. Debo confesarles que sentí un poco de desilusión al no escuchar alguna salsa o bachata, pero igualmente bailamos y chasqueamos los dedos al son de los compases sudaneses. También en un determinado momento de la velada, fui entrevistada para la televisión Sudanesa. Básicamente, debía compartir mi experiencia vivida hasta ese momento e invitar a la audiencia a sumarse a esta iniciativa tan interesante. En conclusión, fue una noche memorable.

En el siguiente link encontraran el grupo de facebook de la asociación para quien este interesado en conocer un poco más sobre Sudan y este vinculo tan especial que se está fortaleciendo entre estas dos culturas: The Sudanese Friendship Association for Latin American & Caribbean

 

15609137_1649727665053594_1200117220_o

Y se preguntarán como es pasar las fiestas en Sudan, un país caluroso y Musulmán. Para comenzar, las fiestas no parecieron fiestas. Tuve que trabajar esos días (como casi todas las navidades en estos últimos 11 años) y si bien se podría asemejar a Argentina, por el calor, no se ve un árbol navideño ni se escucha un “jingle bell” por ninguna parte. Por obvias razones los sudaneses no celebran navidad y hasta muchos de ellos ni siquiera saben de que se trata (hay que ver la cara de desilusión de mis alumnos cuando les dije que papa Noel no existe y que es solo un personaje creado básicamente para el consumismo). Por otro lado, el primero de enero pude disfrutar de mi feriado pero nuevamente por una razón diferente, es el día de la independencia del país y es por esa razón que es feriado.

En una entrada anterior he mencionado nuestra visita a una iglesia católica (Una de pirámides, camellos y bodas). Se podría decir que los coptos son los únicos que celebran navidad por estos lares pero tengo entendido que celebran dos veces, el 25 de diciembre y a mediado de enero (extraño no?).

Igualmente en “Hawaajaland” (así es como decidimos bautizar nuestro humilde hogar) no íbamos a dejar pasar estas fechas desapercibidas y decidimos hacer nuestras navidades internacionales e inolvidables. Hubo cena (el 25), amigo invisible (secret santa) y hasta árbol de navidad creado con nuestras propias manos. Para fin de año no hicimos nada fuera de lo común; otra de nuestras típicas cenas y algunos juegos de cartas. Eso sí, recibimos el año nuevo con fuegos artificiales (claro que  no fue una cosa de decir: WOW si parece Hanabi!!!) lo que le ha añadido un aire más festivo la noche Sudanesa.

Y llegó el gran día, el trigésimo noveno aniversario de mi nacimiento. Si señores, estamos rasguñando los cuarenta y la vida me encuentra en la otra punta del mundo nuevamente y en una de las culturas más interesantes y exóticas en las que me he sumergido. Fue un día peculiar y ameno, comenzando con no ir a la universidad y en su lugar decidimos ir a tomar un delicioso “Caramel Machiato” a Star Box (que vendría a ser la versión trucha del Starbucks). Claramente, nada que ver con el famoso brebaje de la tan conocida cadena internacional pero se podría decir que es aceptable (aunque escaso).

De ahí a preparar empanadas para todo el mundo. Esta vez fueron de queso y manzana y la verdad que (creo yo) cumplieron la función de satisfacer a los concurrentes. También hubo una variedad de otras delicias como “gorraasa”  y unos dulces riquísimos que se llaman “Basta”(Top 10 Sudanese Desserts). Para mi grata sorpresa, hubo más gente de la que esperaba y hasta inclusive algunas personas con regalos. La tradición de hacer regalos para los cumpleaños no es muy común ya que festejarlos no es parte de la cultura sudanesa.

¿Y qué decir? que nuevamente agradezco todos los saludos en persona y virtuales que he recibido ese día y que han hecho que la experiencia de vivir mi cumpleaños en otro país sea algo único e inolvidable y que confirman una vez más que la distancia no significa nada cuando los sentimientos son genuinos.

DSCN9585

Espero en mis próximas entradas contar sobre más viajes y más experiencias… crucemos los dedos.

A cuidarse!

Andrea

Anuncios
Publicado en Mi vida en Sudan, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Una de zumba, elixir y festivales

Después de tantos años y aun sigo asombrándome de lo rápido que pasa el tiempo y de cómo, a la vez, al pasar tantas cosas pareciera que en lugar de un mes, han transcurrido 6 meses o hasta un año se podría decir.

El momento cumbre de este último tiempo ha sido el haber encontrado un gimnasio donde dan clases de zumba a solo media hora a pie de mi casa (bueno, en realidad no lo encontré yo, sino la americana que se topó con el cartel cuando estaba haciendo un recorrido por el barrio).

20161205_170221

Al poco tiempo de establecerme, comencé con mi búsqueda frenética de unas clases de zumba que me mantengan la mente despejada y el espíritu bien arriba como siempre lo han hecho (y también en forma, por supuesto, después de tanto fuul con pan). En internet conseguí información sobre un par de lugares, pero quedan un poco lejos y además son bastantes caros para una pobre* voluntaria que gana un sueldo por de bajo del promedio sudanés. Debo confesar que me sorprendí mucho al haber encontrado varias opciones porque tenía la impresión de que tal vez ni sabrían de qué se trata esta actividad cuasi-aeróbica de orígenes latino pero creada en los Estados Unidos por un colombiano.

En gran parte del mundo es muy conocida, pero ya que en varias oportunidades me he encontrado con personas que no tenían idea de que se trata aquí les dejo un link con información para aquellos a los que les pueda llegar a interesar: https://www.zumba.com/en-US

Y finalmente llegó el día, me calcé las calzas, una mochilita con una remera, zapatillas y un par de cosas más y emprendí el camino hacia el gimnasio. La avenida se llama Nilo porque justamente bordea el rio. Es un paisaje muy agradable y además muy cerquita de mi casa hay un lugar histórico llamado la fortificación de Omdurman.  Consiste en una fortaleza hecha de barro por el Mahdi a fines del siglo 19 como defensa contra las tropas británicas.

Y ahí llegaba yo, con mi mejor cara de khawaaja. El gimnasio es bastante modesto, nada de lujos pero a mí me parece bastante aceptable. La parte de las maquinas es medio pequeña y también tiene una pileta y estas aéreas son solo para mujeres. Al costado de la entrada hay una canchita de futbol. Luego de cambiarme me dirijo a la zona de maquinas porque ahí me dijeron que son las clases de zumba. A decir verdad, me pareció bastante incómodo porque éramos muchas y además las pesas y demás aparatos estaban desparramados por el suelo, sumándole que no había ventanas y si habrían habido estarían cerradas (por obvias razones, ya que las sudanesas no hacen zumba totalmente cubiertas) y que los ventiladores estaban apagados (sigamos teniendo en cuenta que si bien estamos en otoño las temperaturas siguen oscilando entre los 38 de máxima y los 23 de mínima). Pero este país indirectamente se está convirtiendo en una especie de retiro espiritual para mí y en donde estoy empezando a desarrollar la paciencia y la adaptación de forma inimaginable.

Es así que me encontraba lista para mi primera experiencia zumbera en Sudan (y con puro sudanesas). La primera instructora es una chica muy jovencita, de rasgos africanos y menudita. Comenzamos con unos ritmos africanos que me encantaron (cabe aclarar que además de los típicos ritmos latinos característicos de esta disciplina, en este gym también se bailan danzas africanas y árabes, cosa que me tiene absolutamente fascinada). En determinado momento cambian de instructora. En esta oportunidad se trata de una morena (muy maquillada) más alta y corpulenta y con un estilo más occidentalizado. Para mi sorpresa, fue un cambio rotundo, desde la música hasta el tipo de entrenamiento. La música era mucho más acelerada y el entrenamiento mucho más duro. Nuestr@ querid@ instructora sargento empezó a pegarle cuatro gritos a las alumnas y a mirar(nos) con cara de pocos amigos (cual entrenamiento militar, faltaba que gritara “cuerpo a tierra”, o tal vez lo hizo y no me enteré jajaja).  En un determinado momento, se me para en frente y me mira directamente a los ojos y que quieren que les diga, no puedo negar que me corrió una especie de escalofrío por la espalda pero en ningún momento me temblaron las piernitas (y pensé, ¿pero no se supone que esto es para disfrutar?!). Luego de un par de temas cambiamos de instructora nuevamente y volvió el meneo y el twerking y así sucesivamente durante el resto de la clase (estoy empezando a sospechar que están utilizando la tan conocida técnica del poli bueno y el poli malo, en este caso sería la zumbera buena y la milica jajaja) .

Por más increíble que parezca, fui a una segunda clase (y ya soy habitué)  porque me va que me den caña y porque realmente lo disfruté. Para mi deleite, la segunda clase fue en otro salón, más grande con aire acondicionado y muchos espejos (algo que por alguna extraña razón es difícil de conseguir en este país).

*Aclaración: es otro ejemplo del humor acido y sarcástico que me caracteriza. A no alarmarse que no moriré de inanición (por lo menos no en estos momentos ni en este país). Cobramos lo suficiente como para poder llevar una vida digna y relajada y la organización siempre vela por nuestro bienestar y siempre está dispuesta a echar una mano de ser necesario.

 

Sudan se ha convertido en uno de esos lugares donde podes esperar lo inesperado y te pasan las cosas más increíbles en cuestiones de horas y hasta minutos me atrevería a decir. En la entrada anterior contaba como en cuestión de horas estaba chasqueando mis dedos en una boda. Pues sumando mas anécdotas que confirman el factor sorpresa que este país siempre tiene preparado para nosotros, en esta oportunidad quisiera agregar que también es muy probable que te prepares para asistir a un determinado evento y así, como por arte de magia, termines en otro totalmente diferente pero seguramente terminas pasando la mejor noche de tu vida.

Y así fue, como una noche cualquiera nos dirigíamos a un evento de cine europeo y terminamos en un lugar llamado “Jazz café”. Para nuestra sorpresa, festejaban la semana de la cultura africana en este lugar y nos tocó la noche sobre Etiopia. Fue una noche fantástica donde además de disfrutar de la música y danzas típicas también aprendimos un poquito más sobre este interesante país que probablemente visite en breve.

Etiopia (https://es.wikipedia.org/wiki/Etiop%C3%ADa)

Y la noche prometió y cumplió ya que terminamos bailando reggae junto con un grupo de etíopes y sudaneses.

¿Y cuál es la conexión entre Etiopia y Bob Marley?

Pues bien, el movimiento rastafari fue/es un movimiento socio-cultural y religioso que tiene como dios al emperador de Etiopía Haile Selassie I. (https://en.wikipedia.org/wiki/Haile_Selassie)

Raftafaris (https://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_rastafari)

Para culminar esta entrada, la frutillita de la torta. Una de esas tardes que volvía de mi clase de zumba, me pego una ducha y me preparo para relajarme un rato en mi habitación, cuando el mexicano me llama y me dice: “vente pa’ ca que van a abrir el bar dentro de poco”. Mis oídos no lo podían creer y mi corazón latía cual mariposa con párkinson. El mexicano ya me había comentado que lo habían invitado a una fiesta en la casa del embajador de Italia. Una vez allí, preguntó si podía invitar a una amiga y es así como en cuestión de media hora ya estaba lista y en camino para la festichola. Me tomé un amjad (una especie de taxi) pero el conductor no tenía mucha idea donde quedaba el lugar. Llamo al mexicano para que le pase a alguien que le pueda dar instrucciones de cómo llegar y mi compa me dice: “tengo una cerveza en la mano” (solo una palabra puede describir ese momento: mouthwatering). Y finalmente después de un par de vueltas y llamadas telefónicas llego al recinto. La fiesta tenía lugar en el jardín de una casa fastuosa, con piscina y música de fondo. Una mezcla de sudaneses y extranjeros conversaban y socializaban. Allá en el fondo localizo al grupo y al mexicano que me esperaba con una lata bien fría (ahora es cuando se tienen que imaginar la música celestial y un rayo de luz iluminando la bendita bebida).

Es imposible describir la sensación del primer trago después de un mes y medio. No me considero una persona muy aficionada a este tipo de bebidas y hasta inclusive puedo pasar una larga temporada sin tomar. Pero claro, cuando sabes que no se puede conseguir en ningún lado y además el tiempo acompaña para tomarte una latita bien fría con unos maníes, la situación cambia. Pues bien, volviendo a la gloriosa noche, solo tome dos latas, una copa de tinto y otro espumante y la verdad que no me hicieron ni cosquillas; pero si inmensamente feliz. La noche transcurrió entre charlas y risas y ya pasadas las once nos pegamos la vuelta a casa.

20161123_225350

Veremos que otras sorpresas nos depara Sudan en las próximas semanas …

A cuidarse!

Andrea

Publicado en Mi vida en Sudan, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Una de pirámides, camellos y bodas

 

Aunque parezca increíble, ya van siendo más de tres semanas que estoy en Sudán. Mi vida sigue siendo un conjunto de momentos maravillosos, bizarros y frustraciones. Una de las frustraciones más grandes que padecemos los expats en este país es el internet. Es sumamente lento (más que en China!!!) y a eso hay que sumarle que mi compu es muy vieja y por ende super lenta y que mi móvil también está en las ultimas (¿será que ya es momento de renovarme?) .

Nuestra vida en Sudán es bastante entretenida en gran parte gracias a los orientadores, quienes son personas sudanesas que se ofrecen voluntarios a ayudar a los extranjeros en el proceso de adaptación. No solo nos ayudan con cuestiones burocráticas y formalidades pero también procuran hacernos la vida más interesante y nos llevan a diversos eventos de índole culturales y/o recreativos.

Uno de los eventos más interesantes de estas semanas fue la visita a una iglesia muy particular. The Coptic church es una iglesia católica (https://en.wikipedia.org/wiki/Copts_in_Sudan) que tiene sus orígenes en Egipto. En el siguiente link encontraran mas información: https://es.wikipedia.org/wiki/Iglesia_ortodoxa_copta

Otro de los eventos a mencionar ha sido el baile de los Sufís (Totalmente recomendable: http://interactive.aljazeera.com/aje/2015/sufi/). Esto en realidad no es una atracción turística sino una ceremonia religiosa. La ceremonia empieza al atardecer y un grupo de gente se reúne para cantar, aplaudir y moverse con estilos diferentes en un cementerio. Algunos hacen una especie de bamboleo de adelante para atrás y otros giran en forma desenfrenada. Todo este proceso lleva a que los Sufis consigan alcanzar un estado de éctasis e iluminación que los conecte en forma directa con Dios.

El espectáculo es indescriptible y en un determinado momento no sentimos como en el medio de un documental del National Geographic. Es algo que sin duda no tiene desperdicio. Obviamente que al ser un grupo de ‘khawaaja’ (extranjeros blancos), inmediatamente después de terminar la ceremonia nos vimos rodeados de sudaneses que querían conversar y sacarse fotos con nosotros.

La aventura más memorable de mi estadía en Sudan (hasta el momento) y una de de las más importantes de mi vida fue la visita a las pirámides de Meroe (https://en.wikipedia.org/wiki/Mero%C3%A ). Nuestra travesía comenzó más o menos como a las 5 de la mañana (el viajecito lleva alrededor de tres horas). Fue toda una aventura épica de principio a fin. Al llegar a la estación de autobuses inmediatamente nos vimos rodeados de un grupo de hombres que se abalanzaron hacia nuestro orientador (quien estaba encargado de comprar los pasajes). Fue una situación extraña y violenta pero ya sabíamos que eso iba a ocurrir. Resulta que estos caballeros reciben comisión por los pasajes que venden, por ende tratan de arrastrar (literalmente) al cliente a sus vehículos y convencerlos a toda costa de viajar con las compañías a las cual representan (interesante ¿no?). Debo aclarar que mas allá de los empujones y el griterío, nuestro amigo salió ileso con una sonrisa en la boca y a nosotros no nos han tocado un pelo.

Sorprendentemente los colectivos son muy cómodos, decorados de una manera exagerada pero colorida (para mi deleite) y con aire acondicionado. Durante el trayecto pudimos dormir un rato a pesar de los acordes un tanto estridentes de la música árabe.

Como cualquier aventura en el desierto lo requiere, nos bajamos del colectivo en el lugar equivocado. Así que ahí estábamos, cual película de Hollywood, en el medio de la nada. Arena de un lado, arena del otro y una pequeña estación de servicio que por suerte tenía un pequeño restaurant donde pudimos comer algo y descansar un rato. Nuestros orientadores consiguieron un taxi y partimos hacia las pirámides.

Me resulta muy difícil expresar con palabras (cosa poco común para una argentina) la sensación que tuve en el momento que nos íbamos acercando a las pirámides. Es un espectáculo único y majestuoso. Imponente diría yo. No se si no son muy famosas o el turismo no esta tan explotado acá, pero lo único que había en el lugar eran puestitos de artesanías. No había ni siquiera un barsucho para comprar una botella de agua.

Y el momento cumbre de nuestra expedición fue el paseo en camello. Son unos animalitos preciosos y montarlos no es tan difícil (obviamente que teníamos una persona que nos daban las indicaciones y los llevaban). En el único momento que podes llegar a sentir un poco de miedo es cuando bajas, porque al sentarse los camellos doblan primero las patas delanteras y te da la sensación que te vas a ir de geta, además del sacudón de la bajada.

Visitamos dos áreas diferentes y quedé más que extasiada. En el pasado debían haber habido más de 200 pirámides en el lugar, pero muchas han desaparecido con el pasar del tiempo, el viento y la arena. Hoy en día hay menos de 20. Este lugar es uno de los destinos preferidos para aquellas personas interesadas en conocer el patrimonio arqueológico de Sudán. Por obvias razones que se pueden apreciar en las fotos, pueden no llegar a ser tan impresionantes como las Pirámides de Giza en Egipto pero un dato muy importante a destacar es que son mas antiguas. Yo creo que tienen un encanto especial.

dscn9340

Luego de un buen recorrido y miles de fotos y videos, emprendimos la vuelta. Caminamos un trecho hacia la ruta para esperar el autobús pero como no sabíamos a qué hora pasaría o cuánto tiempo tendríamos que esperar (bajo el rayo del sol, factor a tener muy en cuenta por estos lares) decidimos hacer dedo y un muy buen samaritano nos acercó hasta la estación de bus de un pueblo cercano. Así que ahí íbamos, un pequeño contingente de extranjeros viajando en la parte de atrás de un camión por el desierto de Sudán. Todos cansados, pero con una sonrisa en la cara.

fscn9343

Y llego el momento de la ‘PARTY’. Un día de esos, en que tenés pensado pasarte la tarde guardada, haciendo nada, tomando mate y chequeando el facebook (si el internet te deja) viene el mexicano y me dice “tenés dos horas para arreglarte porque vamos a una boda!”(bueno, no dijo exactamente eso, mas bien una versión mexicana 😉 ). Y así fue, en un par de horas ya estábamos listos para ir a uno de los eventos claves de la cultura sudanesa.

Una boda sudanesa (http://pulse.ng/arts_culture/culture-guide-wedding-tradition-in-sudan-id5397237.html) típica usualmente dura tres días.  El primer día está dedicado al novio y sus amigos y familiares. El segundo día es el más importante de la ceremonia nupcial y tiene lugar en la casa de la novia. Y el último día es la fiesta en sí. Nosotros fuimos invitados a esta ultima. En general son eventos multitudinarios en lugares que se llaman “hall”. El salón está dividido en dos porque de un lado se sientan las mujeres y del otro los hombres y en el medio la mesa de los novios. Por lo general hay una banda en vivo que anima la festichola. Tengo que confesar que fue la primera vez en mi vida que me divertí tanto en  un casamiento sin haber bebido ni una gota de alcohol. Nos la pasamos bailando toda la noche y al estilo sudanés, chasqueando los dedos al ritmo de la música. En un momento nos encontramos rodeados de un grupo de niñas que bailaban con nosotros y nos miraban. Inmediatamente hice conexión con una de ellas y comenzamos a coordinar el paso que básicamente se trababa de girar y mover los hombros al ritmo de los tambores. La verdad que fue genial.  Pero lamentablemente por cuestiones de restricciones (ya que no se puede hacer ruido mas de las once de la noche) la fiesta culminó y nos tuvimos que volver a casa.

Y si, la vida me va cambiando, sobre todo porque hace alrededor de un mes que no he sentido frío en absolutamente ningún momento. Porque tener polvo en los zapatos, la ropa, la compu, los libros etcétera ya es cosa de todos los días. Y porque ya domino el arte del chasqueo de dedos y el regateo como si fuese algo innato en mi (bueno, no tanto 😉 ).

 

A cuidarse!

Andrea

Publicado en Mi vida en Sudan, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

¡¡¡Un paraguas por favor!!!

  • ¿Por qué? ¿llueve mucho?
  • No, porque este sol me está friendo las neuronas.

Me imagino que para muchos no les ha hecho gracia y paso a explicar el sentido del chiste (cosa que no habría que hacer nunca, pero en fin). En países como China y Japón es costumbre que las mujeres lleven un paraguas en verano para protegerse del sol, hasta inclusive hay paraguas de diferente materiales y estilos dependiendo del uso del mismo. Esta idea de usar un paraguas para cubrirse del sol parece una tontería en muchos países como el mío y siempre pensé que las asiáticas eran unas exageradas. Pues bien, hoy por hoy me encuentro en situaciones en que daría mi reino por un paraguas!

Mi primera semana en Sudán ha pasado volando y han pasado millones de cosas. Trataré de no escribir un testamento pero me gustaría dar algunos tips para aquellos osados que deseen emprender la aventura de venirse por estos lares.

Después de casi veinticuatro horas de viaje y alrededor de quince de escala en Madrid (si, demasiadas horas) y otra escala más en Addis Ababa, capital de Etiopia, llego a Jartum, la capital Sudanesa. Ahí estaban esperándome con sonrisa amigable y una botella de agua una pareja de gringos (por lo rubios, él un kiwi y ella americana) quienes son los responsables de este programa en Sudán. Emprendimos el camino a la casa en donde me estoy hospedando en taxi, después de las negociaciones pertinentes (acá se regatea con todo, y sobre todo por ser extranjero es probable que te estén cobrando el doble, como en tantas otras partes del mundo). Al llegar a la casa, conocí cuatro voluntarios más, el mexicano, una chica de Estados Unidos, otra de Australia y a un Ingles.

Y llegó el momento de las impresiones…

Jartum es una ciudad ruidosa y desordenada como toda ciudad capital. A eso le sumamos el calor y el polvo constante pero tengo que confesar que desde que la pise me pareció fascinante. Tiene la magia de esos lugares de medio oriente (si bien está ubicada en África) y esa pasividad con que la gente se mueve y las cosas se hacen (y que nosotros estamos adquiriendo poco a poco). La casa donde se hospedan los voluntarios es hermosa y enorme. Todavía están haciendo refacciones y al haberla adquirido hace poco aun le faltan cosas, pero las habitaciones tienen lo fundamental, cama, ventilador, aire acondicionado y baño.

Primera lección aprendida en Sudan (y el primer primerísimo día): nunca salgas sin tu documento.

Paso a explicar el porqué de esta valiosísima lección. Luego de dejar mis cosas, pegarme una ducha y cambiarme, decidimos ir a dar una vuelta, recorrer el barrio y comer algo por ahí. Llegamos hasta un puente y decidimos bajar hasta la orilla del río solo para mirar un poco y ahí se nos acercaron un par policías y empezaron a hacernos preguntas. Nos pidieron los documentos (el cual, cual viajera novata, no había llevado conmigo … DOH!!!) que nos habían dado la organización y nos aconsejaron que nos fuéramos de ahí.

Poco a poco fui conociendo más voluntarios y orientadores (sudaneses que se ofrecen a ayudarnos con el papelerío o lo que necesitemos y a  la vez hacen de guías). Nos ayudaron a comprar el chip para el móvil, internet para la compu, también hemos tenido clases de árabe y teaching training (porque no todos los voluntarios son profes o tienen experiencia enseñando)

Actividades culturales y otras yerbas:

El primer lugar donde fuimos fue el Museo Nacional (http://sudannationalmuseum.com/pages_e/northernsudan.html#) (https://es.wikipedia.org/wiki/Museo_nacional_de_Sud%C3%A1n) . Una visita muy interesante especialmente la parte de los sarcófagos y las estatuas estilo egipcias. Luego de pasar la tarde bajo la sombra tomando el té, volvimos al museo a disfrutar de un concierto. Habremos estado poco más de una hora y me pareció fascinante porque había grupos y cantantes de diferentes países de África. Hasta nos dimos el lujo de bailar un poco. Definitivamente algo que quiero volver a hacer.

También nos llevaron a un lugar llamado Khalifa´s House (https://en.wikipedia.org/wiki/Khalifa_House_Museum) y a la tumba de el Mahdi (https://www.britannica.com/biography/al-Mahdi-Sudanese-religious-leader). Ambos lugares maravillosos. Creo que las fotos hablan por sí solas.

Hemos tenido oportunidad de visitar varios mercados, caóticos, sucios pero únicos. También fuimos a una isla muy famosa que se llama Tutti, donde tomamos té y casi me traigo un gatito negrito, flaquito pero precioso (y el amague fue por partida doble ¿la tercera será la vencida?). Disfrutamos de un paseíto en barco por el Nilo y llegamos hasta donde confluye el Nilo azul con el blanco.

Otro de de los eventos a destacar fue Nuba wrestling: una especie de lucha en la tierra. Un espectáculo entretenido donde solo asisten hombres y las únicas mujeres que se ven son las vendedoras de agua, frutos secos y juguitos. Es un show en sí mismo; quedé fascinada con la euforia de estos muchachos y he intentado captar con mi cámara rostros, gestos y expresiones que hacen que este espectáculo sea tan especial. Al finalizar el show fuimos a comer a un restaurant sirio y como ya sabía que Siria es gran consumidora de yerba mate, aproveché para preguntarle al mozo si conocía la yerba y donde podía conseguirla. A lo que el mozo me contesta en su ingles trabado: “sí, claro que la conozco, esta es la bebida tradicional de mi país” (ojos como dos huevos fritos … WTF? Se quieren adueñar de nuestra bebida!!! jajaja). Y quedamos en que me iba a conseguir cuando necesitara.

Culminamos la primera semana con una de mis actividades favoritas: Fuimos a fumar shisha (en español se llama narguile). En Sudán las mujeres no fuman porque está mal visto y por ende en la mayoría de los lugares donde se fuma shisha las mujeres no pueden entrar. Luego de varios intentos, finalmente con un par de voluntarios fuimos a un hotel y restaurant libanés donde, además de comer, tanto hombres como mujeres pueden fumar esta pipa. Para aquellos que no saben que es, acá les dejo un link (https://es.wikipedia.org/wiki/Narguile), para que no se asusten ya que no es nada raro.

shisha

University life

Como ya he mencionado anteriormente, fue una semana intensa en todo sentido. A los pocos días de haber llegado ya tenía universidad, firmé contrato y comencé a trabajar. Del grupo de voluntarios de este año he sido la primera en comenzar, algunos han empezado unos días después que yo y otros empezaran el mes que viene.

Estoy trabajando en la Facultad de Educación de la Universidad de Jartum. Es un lugar muy lindo y confortable. La gente es super amable y todo el tiempo se preocupan porque no me falte nada y tratan de darme todo lo que necesito. Mi función es concentrarme en speaking and listening y hacer que los estudiantes del primer año hablen con más fluidez, entre otras tareas que iré realizando. En resumidas cuentas estaré formando futuros porfes de ingles en Sudán. Estoy muy entusiasmada porque tanto mi trabajo como el lugar me gustan mucho y siento que no solo voy a poder transmitir mis conocimientos, sino que también voy a aprender un montón, de trabajar en una uni y de la cultura.

Costumbres

Y si, en esta entrada volvemos nuevamente a hablar de paralelismos (Aquí les dejo el link de una entrada anterior donde también hablo del tema: De similitudes, paralelismos y otras yerbas….).

Se podría decir que Jartum es lo opuesto a Tokio, en muchísimos aspectos, pero el mundo es uno solo y por ende es inevitable encontrar similitudes y paralelismos. Una de las primeras que he encontrado es el no uso de la mano izquierda (como siempre, los zurdos somos discriminados… sniff sniff). En Japón no es común ni está bien visto usar la mano izquierda, inclusive al practicar caligrafía japonesa los trazos tienen cierta orientación que solo se logra con la mano derecha. Aquí, en Sudán, sucede algo parecido. La costumbre es comer y dar la mano solo con la derecha porque la izquierda se utiliza para higienizarse (debo confesar que una de las cosas que más me ha costado y aun me sigue costando es lo de comer con las manos). Otra similitud es la obsesión por la tez blanca y los productos blanqueantes, nunca me habría imaginado encontrar esta tendencia aquí.

Como he mencionado con anterioridad, uno de mis actividades favoritas de la semana fue ver el wrestling match. Mientras miraba estos morochos flaquitos luchando en la tierra y la multitud ovacionando con pasión, no he podido evitar transportarme a un par de años atrás, donde me encontraba en un estadio enorme, con unos asiáticos corpulentos y de ojos rasgados  y la misma euforia pero solo en distinto continente.

Otra similitud que me ha parecido interesante es la ingesta de té. En Sudán se toma té todo el tiempo, pero super caliente y demasiado dulce (desde que llegué me he preguntado porque toman el té tan caliente con estas temperaturas, nadie supo responderme, porque sí,  porque así es la cultura).

Una de las preguntas que hice en la entrada anterior es como creo que cambiaría mi vida y obviamente que eso está comenzando a suceder. Por más raro que parezca, he dejado de ir al baño (a orinar) cada hora, como solía hacerlo en casa, y eso que mi ingesta de agua se ha duplicado (¿Qué loco no? Ahora tengo que acordarme de hacer pis jajaja)

Otra de las costumbres que a mí no me gusta demasiado (y no me conviene) es la ingesta de pan. Acá se come mucho pan, sobre todo porque lo usan como cuchara. La comida sudanesa se caracteriza por la ausencia de cubiertos, o sea se come con la mano o pan y se comparte de grandes fuentes y platos.

Si sos una persona cuya prioridad es que las cosas se hagan rápido y ya, creéme, no deberías  venir por estos lares. Como ya he mencionado, es un lugar donde las cosas toman su tiempo y el esperar se hace un arte, porque si, porque es Sudán.

Me imagino que hay un millón de cosas más que podría describir pero mi intención no es cansar con tanta lectura. Espero haber podido hacer una breve pero detallada descripción de mi primera semana en este país africano y de su cultura.

Ultima reflexión

Creo que este es un país donde se puede esperar lo inesperado y explicar lo inexplicable, pero al final de la noche te deja una muy buena sensación y unas vistas impresionantes desde la terraza.

dscn9125

dscn9129

dscn9133

A cuidarse!

Andrea

Publicado en Mi vida en Sudan, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Otro Cambio de 180º – SUDAN

¿Por que Sudan? (destino poco conocido si los hay)

¿Y por qué no? Diría que Sudan llegó a mí, que él (o ella) me eligió, como casi todo lo que me ha estado sucediendo últimamente. Las cosas pasan (o dejan de pasar) por algo y tienen su razón de ser (o no ser) y hasta ahora los resultados han sido más que favorables.

Contrario a lo que piensa todo el mundo, parece que Sudan es uno de los lugares más seguros de África. Es importante destacar que estoy hablando del Sudan árabe y musulmán, el del norte y no el del sur, el de los negros católicos que actualmente es zona de conflicto.

Tengo que confesarles (entre nos) que no me desagrada del todo la idea de visitar Sudan del sur, pero por más que obvias razones no lo voy a hacer (ya sé que estoy zumbada, pero no para tanto).

Sudan (https://es.wikipedia.org/wiki/Sudán)

sudan-locator-map

map-of-sudan

¿Por qué un voluntariado?

Nuevamente, ¿y por qué no? La idea de hacer un voluntariado me ha estado rondando la cabeza ya hace unos cuantos años. Y lejos de querer sonar demagoga y hasta pseudo-altruista, creo que esta oportunidad me ha llegado en el momento justo, cuando (creo yo) estoy preparada para una experiencia de este tipo; o sea, ya llegó la hora de hacer ese algo mas, marcar esa diferencia y dar un poco después de todo lo recibido en esta vida.

¿Y por qué en la otra punta del mundo y no en tu Argentina (que tanto decís que amas) donde también se necesita gente que haga algo por los menos afortunados? Básicamente porque es la mejor manera que encontré de combinar mis pasiones: la enseñanza, viajar, conocer culturas diferentes y aportar mi pequeño granito de arena (algo que también he estado haciendo, en cierta medida, en mi país).

SVP (Sudan Volunteer Programme) llega a mí con una de esas búsquedas de google. Buscando mi próximo destino y la forma más conveniente de unir mis pasiones; empiezo por Sudáfrica. Ciudad del Cabo parece fascinante pero no un destino clave para conseguir trabajo como profe de ingles. Entonces empecé a contemplar la idea de voluntariados y voluntravel; no solo en este país sino también en el resto del continente. Programas y organizaciones hay a montones, pero ninguna me convencía del todo. Primero, porque parece un gran negocio (en su gran mayoría apuntando a los occidentales blanquitos en búsqueda de esa foto con el león o el negrito pal´ facebook) y eso en cierta medida le quita seriedad. Y segundo porque tenés que pagar; si, tenés que pagar para regalar tu tiempo en un país tercermundista (no tengo nada contra ese sistema, solo que no me parece muy justo).

Debo confesar que apenas entré en la pagina no me flasheó. Lo medite mucho, justamente por las mismas razones (¿erroneas?)que piensa todo el mundo: ¡Sudan! ¡Pero ese lugar es muy peligroso! Y entonces comencé mi investigación y a contactar gente que haya estado o que sepa sobre la cultura. Y así, de a poco la idea fue cerrándome, el desafío era muy tentador como para dejarlo pasar. Es una cultura muy compleja que combina demasiadas razas y creencias como para perdérmelo. Creo que Sudan me sedujo poco a poco y lentamente y creo que ahora si estoy lista para aceptar el reto.

¿Que se sobre la cultura sudanesa (musulmana)?

Que está en el continente africano pero no se condice en nada con nuestra idea de un país africano (o sea negritos, leones, jirafas y safari). Si, si, es difícil ubicar países como Egipto, Sudan o Etiopia en África.

Que hace mucho calor.

Que a pesar del calor todos van muy tapados (¿no tienen más calor con tanta ropa?)

Que la puntualidad no es una virtud que los caracterice y que suelen tomarse el tiempo (mas que prudencial) para hacer las cosas (o sea, creo que la paciencia será mi mejor aliada).

Que saber (o aprender) el arte de chasquear los dedos puede llegar a ser muy beneficioso.

Que es una sociedad muy machista y en ocasiones la mujer tiene menos valor que un objeto (¿será que me encontraré en algún momento en la situación de estimar cuántos camellos valgo?)

El sexo (fuera del matrimonio) y el alcohol están prohibidos (por suerte me quedan las drogas y el rock & roll.. jajajaj kidding!)

Bueno, eso sería una idea general (mejor dicho, lo que sabía antes de decidir embarcarme en esta aventura), obviamente que me he estado documentando, pero ya iré dando más detalles sobre esta cultura a medida que vaya involucrándome más en ella.

¿Cómo creo que va a cambiar mi vida?

Uff … eso es difícil de predecir, pero me imagino que bastante ya que viviré en una cultura donde la mujer no tiene mucha participación y donde voy a tener que modificar y/o cambiar algunos hábitos, en especial la forma de vestir. ¡Esto va a estar bueno! (Quienes me conocen saben lo mucho que me gusta ser mujer, independiente y libre, y es ahí donde creo estará el mayor desafío).

henna

sudan-north_-food_-recipe-img_0364

 

 

Finalmente, quería agregar información muy interesante (y con algunos tintes de humor) sobre los estereotipos de personas que hacen voluntariados en Sudan. Esta información fue obtenida de un par de blogs que estuve consultando:

Los 7 tipo de personas que hacen voluntariado en Sudan.

  • El estudiante de árabe – Es el típico estudiante que llega a Sudan con 2 valijas, una con ropa y la otra con libros (todos en árabe, por supuesto). Es el típico personaje que rechaza invitaciones a comer pizzas con sus compañeros voluntarios para asistir a la boda típica sudanesa de la prima del vecino del cuñado de uno de sus alumnos.
  • El/la trota-mundos – Es aquella persona interesada en una experiencia cultural nueva. Personas interesadas en hacer cosas “turísticas” para poder hacer otro tick en su lista, pero que están igualmente interesados en disfrutar de la compañía de sudaneses. El/la trota-mundos puede cocinar platos de distintos países en forma creativa y utilizando ingredientes locales. También hace regalos de viajes anteriores y puede dar muy buenos consejos.
  •  El/la voluntario/a eterno – Es una persona un poco extraña pero fascinante. Un buen día encontró un anuncio en un diario buscando voluntarios que quieran ir a Sudan y el resto es historia. Cada dos o tres años no puede evitar volver a casa por un mes al menos. Siempre tiene una historia, consejo o broma lista para decir. Siempre puede manejar situaciones delicadas con gracias, una buena sonrisa y un árabe decente.
  • El/la recién graduado/a – Se trata de personas que están buscando una pausa en sus vidas, tratando de postergar el “mundo real” o la búsqueda de empleo y eligen ir a Sudan para tomarse ese año sabático que les cambie la vida. Seguramente en la universidad se han especializado en temas como conflictos internacionales, terrorismo o desigualdad social. Un recién graduado tiene la idea que terminará viviendo en una choza pero se conforma con las comodidades modernas de Jartum (Khartoum).
  • Peter Pan – Es generalmente un hombre caucásico que va a Sudan porque se encuentra perdido. Siempre habla de sus planes para comenzar un negocio que nunca emprenderá porque eso implicaría tener que crecer. Peter Pan se queja de lo frustrante que es la cultura sudanesa de llegar siempre tarde, de tomarse todo con tanta calma y de ser tan desorganizada pero termina actuando de la misma manera. Es un seductor que se da los gustos y prefiere vivir “como un rey” en Sudan.
  •  El/la ex abogado/a de una mega-corporación – Es una persona aventurera pero por considerar que debe darle un vuelco a su vida y renunciar a su puesto estable en una firma de muy alta reputación. Generalmente obstinado y abierto a nuevas experiencias. Es usualmente el “papá” o “mamá” del grupo que planea los eventos sociales, alienta a otros voluntarios a salir de sus zonas de confort y siempre asegura el bienestar de todos. Este personaje se toma muy enserio el trabajo de enseñar ingles en Sudan y por lo tanto siente grandes frustraciones ante contratiempos como alumnos que llegan tarde o clases que son canceladas. Pero su entusiasmo lo lleva a crear lazos fuertes con amigos sudaneses.
  • La persona religiosa – En términos generales, si es una mujer, suele ser muy dulce pero a veces suele aislarse o sentirse contrariada con la vida como voluntaria en una sociedad que es mayormente musulmana y con un grupo de compañeros (otros voluntarios) que son significativamente menos creyente.

Por más extraño que parezca debo admitir que puedo encontrar rasgos de mi personalidad en todos estos estereotipos, inclusive en la persona religiosa.

Dentro de mis planes futuros está el de dedicarle más tiempo a este blog y hacer entradas con más regularidad. Por un lado, la organización alienta a los voluntarios a hacerlo (no solo para promover la cultura y la ONG, sino también a modo de descargo). Y por el otro, porque es una buena forma de mantener testimonio de las experiencias vividas que por lo que he leído en varios blogs, prometen movida!

Un poco de literatura:

 

sh

The Sudan Handbook

 

9781841624136_212

Sudan Bradt

1021239

Khartoum: The Ultimate Imperial Adventure

 

pimg_9146

Season of Migration to the North

 

Algunas peliculas:

the_four_feathers_2002_movie

The Four Feathers / Las Cuatro Plumas 

mv5bmti1odi4mtqyn15bml5banbnxkftztcwntc0mdcymq-_v1_ux182_cr00182268_al_

The Lost Boys of Sudan

1204_good-lie-poster

The Good Lie

god-grew-tired-of-us-2006-front-cover-13268

God Grew Tired of Us

machine-gun-preacher-wallpaper_380831_24088

Machine Gun Preacher

 

Un abrazo grande desde la tierra que me vio nacer… y hasta la próxima … ya desde Sudan!

A cuidarse!

Andrea

 

Publicado en La tierra que me vió nacer..., Mi vida en Sudan, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 14 comentarios

My Top 10 Experiences in Japan (Part II)

En una entrada anterior (My top 5 experiences in Japan – Part I) mencioné cinco de las mejores experiencias que he vivido en Japón. En esta oportunidad decidí incluir cinco más para concluir con mi “top ten” de experiencias inolvidables (y tal vez a manera de sugerencia) vividas en la tierra del sol naciente.

Esta entrada me encuentra en una situación totalmente diferente a la de la anterior, ya no vivo en Tokio, de hecho deje el país hace más de tres meses.  Estoy de vacaciones en la tierra que me vio nacer y planeando mi próximo destino. Decir que no extraño Japón seria mentir. Es un país demasiado fascinante como para no dedicarle otra entrada. He vivido experiencias de todo tipo y afortunadamente el balance es más que positivo. Es verdaderamente un lugar que te vuela la cabeza, por eso me atrevería a alentar a todo aquel interesado en la aventura a que se embarque. 100% recomendable.

Y como no podía ser de otra forma, comenzaré mi segundo ranking hablando de uno de mis temas favoritos: “Los gatos”.

# 6 – The Cat Island

La fascinación de los japoneses por los gatos es algo mas que sabido. Además de mostrar una gran predilección por estos peluditos de cuatro pasas, también es un símbolo de buena suerte. Es mundialmente conocido el famoso gatito que mueve la patita: Maneki-neko (https://es.wikipedia.org/wiki/Maneki-neko). Una curiosidad que me llamo la atención durante toda mi estadía es que he visto diferentes figuras donde tiene la patita izquierda o la derecha levantada y siempre quise saber el porqué de la diferencia. Durante mi último recorrido con mi familia pude sacarme la duda. Cuando tiene la pata izquierda levantada atrae a la gente y cuando levanta la derecha, atrae el dinero (interesante ¿no?).

DSCN2705

Hay aproximadamente once islas de gatos en Japón. Y como ferviente amante de dicho animalito que soy (o sea, como una buena crazy cat lady) no podía prescindir del placer de visitar una de ellas.  Es por eso que decidí visitar una de las islas más cercanas a Tokio y a su vez pasar unos días en Sendai (https://es.wikipedia.org/wiki/Sendai), lugar que también tenía interés en recorrer.

Tashirojima (https://en.wikipedia.org/wiki/Tashirojima) es una isla pequeña y poco poblada en Miyagi a la cual se puede acceder en barco.  Además de la numerosa población gatuna también se puede disfrutar de la naturaleza, la paz de un sitio muy tranquilo, diferentes santuarios y altares y como no podía ser de otra forma hasta hay uno dedicado exclusivamente a nuestros queridos amigos felinos. No hay muchos hoteles, pero dentro de la (poca) información que pude recaudar, tengo entendido que hay un hospedaje también ambientado de acuerdo a la temática de la isla donde te podes alojar si estás interesado en pasar la noche ahí. En mi caso, fue solo una visita de un día. Uno de los mayores inconvenientes a la hora de visitar este lugar es que los horarios de los ferris no son muchos ni con mucha frecuencia.

He pasado un día gatuno espectacular caminando, disfrutando de la naturaleza y el aire puro y sacando foto a cuanto gato se me cruzaba en el camino. El único inconveniente fue el ferry de ida. El mar estaba un poco picado y por ende el barco se bamboleaba de un lado para otro.

# 7 – Mt Fuji

Subir al Monte Fuji es una de esas cosas que no podes dejar de hacer mientras vivís en Japón. Viniendo de una persona que es poco deportista, supongo que es un consejo a considerar. Es el símbolo más distintivo del pais y es el pico más alto del país (3.776 metros de altitud). La temporada oficial dura desde principios de julio hasta finales de agosto. Esta es una de las pocas actividades que decidí hacer a través de un tour organizado. En realidad, durante mi estadía en Japón utilice bastante una página muy interesante para hacer distintas cosas como clases de salsa, zumba, paseos por diferentes lugares y conocer gente copada (https://www.meetup.com/).

Consulté unas cuantas empresas y finalmente me decidí por aventurarme al dichoso cono volcánico con Tokyo Snow Club (http://www.tokyosnowclub.com/). Considerando calidad y precio, me pareció la más conveniente.

Mt fuji

La experiencia fue sublime. Ya en el autobús conocí una japonesa que habla ingles fluidamente ya que vivió un tiempo en los Estados Unidos. En seguida comenzamos una entretenida charla y terminamos siendo compañeras en la gran aventura.

El monte lo subimos de noche haciendo paradas esporádicas en diferentes estaciones donde descansábamos, comíamos barras energéticas, tomábamos agua e ingeríamos oxigeno para evitar que la altura nos afecte y sentirnos mas enérgicas.

20150711_183327-PANO

Finalmente a las cuatro y media de la mañana llegamos a la cima y buscamos una buena ubicación donde contemplar el amanecer y sacar unas buenas fotos. Luego dimos un par de vueltas por la zona, compramos una postal del Fuji y ahí mismo la enviamos a nuestros respectivos familiares. Utilizamos el resto de la mañana para bajar y finalmente al mediodía ya estábamos en el bus listas para emprender la vuelta a la ciudad.

In a nutshell: No es extremadamente difícil (si yo lo pude hacer!). Con buenos compañeros es mucho más fácil y ameno. Cada uno tiene que ir a su ritmo, no tiene sentido apurarse ya que si llegas muy temprano a la cima tenés que esperar y ahí, creéme, hace mucho frió. También hay “hoteles” para los que quieran dormir un rato, pero a precios un poco exorbitantes. Ver el amanecer desde la cima del monte Fuji no tiene precio (para todo lo demás ….).

# 8 – Sakura

Al haber vivido casi dos años en Japón, tuve la suerte de experimentar uno de los momentos más importantes de la cultura y en dos oportunidades: Sakura (florecimiento de las flores de cerezos).  Por supuesto otro símbolo distintivo de Japón.

DSCN2043

La primera oportunidad fue en el 2015. Decidí hacer un recorrido por un barrio muy pintoresco de Tokio: Kagurazaka (https://en.wikipedia.org/wiki/Kagurazaka)

Justamente opté por recorrer este lugar durante el comienzo del florecimiento para poder tomar unas buenas fotos de los brotes y las primeras flores. Estos árboles se pueden ver en muchos lugares de Tokio y el resto de Japón y no solamente en parques y paseos. Inclusive hay una calle que se llama Sakura Dori (se imaginaran porque).

La segunda vez que pude disfrutar de contemplar estas maravillosas flores fue cuando mis padres fueron a visitarme y a recorrer Japón, en abril del 2016.

DSCN8226

En esta oportunidad recorrimos jardines japoneses y también pudimos apreciar y disfrutar de “hanami”. El hanami es otra de las típicas costumbres japonesas que implica observar las flores de cerezo. Normalmente los japoneses organizan picnics bajo los árboles con amigos y compañeros de trabajo. Es realmente un espectáculo imperdible (y por ende temporada alta en el país).

 

# 9 – Geisha Show

Disfrutar de un espectáculo de geishas era otra de esas cuentas pendientes que tenia. Por cuestiones de tiempo no lo pude hacer hasta mis últimos días laborales (antes de las vacaciones con mi familia), cuando tenía menos ocupaciones y cuando justo la empresa a cargo de mi hospedaje había organizado este evento (algo que hacían con regularidad cada tantos meses).  Fue un show muy interesante ya que combinaba la música, danza y trucos de magia entre otras cosas. Los movimientos, la vestimenta y el maquillaje fueron impactantes y memorables.

#10 – Hanabi (fireworks)

Una de las fiestas veraniegas más populares del país nipón. Hana (花) que significa flor y Hi (火) que significa fuego. Estas “flores de fuego”, son lo que nosotros llamamos “fuegos artificiales”. La tradición consiste en ponerse un Yukata (una especie de quimono pero de verano, o sea la tela es más delgada y el diseño es diferente) y hacer un picnic con familiares y amigos mientras contemplas los fuegos artificiales.

Afortunadamente, uno de mis compañeros de piso tuvo la oportunidad de conseguir entradas a este evento y pude invitar a mi amiga Japonesa (quien conocí subiendo el monte Fuji). Fue una experiencia inolvidable y los fuegos artificiales absolutamente impresionantes. Otro de los tantos momentos cumbres en Japón que no hay que perderse.

 

*Bonus track: Aokigahara, the Suicide Forest

Se podría decir que es uno de los lugares más bellos y misteriosos de Japón (bajo mi punto de vista, por supuesto). Una experiencia única e inolvidable. Estuve muchos meses buscando compañeros para emprender la aventura. Después de varios intentos fallidos y ya resignada a la idea de visitar el famoso bosque, una compañera de trabajo me pregunta si seguía interesada en la odisea, a lo que le dije que por supuesto e inmediatamente organizamos la travesía.

Llegar al lugar no es fácil y lleva bastante tiempo, pero verdaderamente vale la pena. Muy contrariamente a lo que presenta la película, el área no está desierta ya que hay lagos y cuevas y gente que va a esta zona a disfrutar de la naturaleza. Es cierto que el bosque en si no es tan concurrido y los caminos no están tan claramente señalizados, pero vale la pena adentrarse ya que es un lugar muy místico y mágico (off the record, debo admitir que tiene una energía fuerte, cosa que lo hace más interesante aun).  Pasamos un día increíble entrando a cuevas y recorriendo el bosque, no encontramos cadáveres ni cosas raras, solo un ramo de flores con un par de latitas de gaseosas cerradas (supusimos que alguien las dejo ahí como ofrenda para alguna alma en pena). Antes de caer la noche, decidimos emprender el regreso muy satisfechas por nuestro coraje y audacia y por haber tenido la oportunidad de conocer otro lugar tan fascinante.

DSCN8100

The Forest – Movie

*Bonus track 2: DMZ

Esta entrada viene con un bonus extra ya que me pareció interesante relatar un poco sobre una experiencia diferente que viví durante mi viaje por suelo coreano. No creo tener tiempo para escribir sobre mis vacaciones en Corea del Sur, pero lo que sí puedo decir es que lo tuvo todo, playas, buena comida, la tranquilidad de pasar un día en un templo budista, cultura, gente agradable, edificios imponentes y un tour a una zona no muy segura.

20150905_101107

DMZ (dimilitarized zone) es una zona desmilitarizada localizada al límite entre Corea del Sur y Corea del Norte, y por ende suele ser zona de conflicto en algunos momentos. Me pareció que era una experiencia que no me podría perder. La información que tenemos de Corea es reducida y de Corea del Norte, casi nula; es por eso que decidí contactar una empresa que organiza este tipo de tours (http://www.koridoor.co.kr/).

El tour dura todo un día. Primero te llevan a un túnel donde supuestamente no podes sacar fotos (pero como siempre ocurre, todos lo hacían hacíamos). Al llegar al final, por una pequeña ventana, puedes ver el otro lado del túnel que ya pertenece a la otra Corea. Luego un soldado yanqui explicaba un poco la historia y situación actual (con sus típicos chistes y acotaciones yankees). Luego de almorzar comida típica coreana nos llevaron al observatorio desde donde se puede ver el primer pueblo Nor-coreano (obviamente con una cámara con buen zoom y en un día claro). Lamentablemente nos toco día nublado y por ende la visibilidad fue reducida. Este pueblo es más simbólico ya que casi no hay habitantes.

DSCN7249

Luego nos llevaron a la estación de tren Dorasan. Esta estación conectaba las dos Coreas pero en la actualidad, si bien fue reformada recientemente, esta inactiva por obvias razones.  Finalmente nos llevaron al lugar clave, la zona clave donde se unen las dos Coreas.  Entras en una especie de casita azul donde hay algunos soldados (Sur coreanos) y donde podes sacar fotos. Luego, fuera de los edificios azules solo te permiten sacar fotos de Corea del norte (o sea un edificio y un soldado que está parado en la puerta del mismo). Después de la visita por el souvenir shop, emprendimos la vuelta. Es otra experiencia totalmente recomendable excepto para aquellas personas con un cierto grado de sensibilidad (una semana antes los tours se habían suspendido porque habían habido conflictos y algunos tiroteos).

 

20160831_124928

Moneda Nor-coreana

“Be not afraid of going slowly, be afraid of standing still.” – Japanese proverb

“No tengas miedo de ir despacio, ten miedo de quedarte quieto” – Proverbio japonés

Andrea

Publicado en Mi vida en Japon, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

TEMPLESTAY

Harmonizing body and mind in breath awareness awakening to your true nature.

Mas allá que pueda sonar a cliché, debo admitir que esta ha sido una de esas experiencias que son únicas y totalmente enriquecedoras pero desafortunadamente me quede con ganas de más.

Allá por fines de agosto del 2015, decidí tomarme unas considerablemente largas (y merecidas) vacaciones y recorrer el suroeste de Japón. Es por eso que decidí visitar la sexta ciudad más importante del país y la capital de la isla de Kyushu, Fukuoka福岡(https://es.wikipedia.org/wiki/Fukuoka).

DSCN3340

Su proximidad con Corea del Sur hace que los ferris sean los medios de transportes más convenientes y económicos. Esta era mi oportunidad de salir un poco del país nipón y cambiar de aires (aunque todavía asiáticos ;)). Por lo tanto organicé mis vacaciones de tal manera que pasaría cinco días en Fukuoka y once en Corea del Sur.

El país del “Gangman style” me ha parecido un lugar fascinante, con muchas similitudes y diferencias con Japón así como con China. Los lugares son increíbles, la comida (aunque picante) muy deliciosa y la gente mucho menos cerrada. He pasado unos días increíbles y he vivido experiencias únicas pero eso requeriría otra entrada, porque esta está destinada a mi experiencia vivida en un templo budista.

Luego de un par de días de sol, playas y templos en Busan부산 (https://es.wikipedia.org/wiki/Busan), parto en tren para Gyeongju경주시 (https://es.wikipedia.org/wiki/Gyeongju). Al llegar a la estación, me tomo el autobús que supuestamente me deja cerca del templo. De acuerdo con las instrucciones que recibí por mail, debía pasar un túnel y después el chofer anunciaría la parada dos veces, una antes de llegar y después en la parada misma. Como siempre en este tipo de situaciones y más particularmente en mi vida, al túnel nunca lo vi. Por suerte el bondi estaba lleno de viejitos y viejitas muy copados y justo a mi lado se sentó una señora que a pesar de no hablar ingles (y mucho menos español) trataba de comunicarse y me trataba como si fuese una nieta que llevaba de paseo de fin de semana. Obviamente el cole pasó la parada que supuestamente tenía que bajar (y supuestamente anunciaba) y cien metros más adelante el chofer clava los frenos y mi abuela coreana (adoptiva) me dice entre gestos que ahí tenía que bajarme porque ahí estaba el templo. Entre tropezones agarro mis cosas mientras mi nueva nona me arregla la ropa para que no se me alcance a ver nada con los apurones de bajar del cole.

Después de más o menos 20 minutos de ir caminando por una calle un tanto desértica pero para nada peligrosa, llego a destino. Siguiendo la flecha, te encontrás con un parquin grande y luego ya ves el gran portal y a la izquierda un edificio donde se hace la ceremonia del té. Me acerco a la oficina y después de hacer el check-in y pagar, me dan la ropa que tengo que usar y me indican donde se encuentra mi habitación.

El Templo

http://sunmudo.net/

https://en.wikipedia.org/wiki/Golgulsa

Situado al pie del Monte Hamwolsan, Golgulsa es el único templo en Corea construido en una cueva. En el siglo VI, San Gwang Yoo acompañado de sus monjes procedentes de India llevaron a cabo esta obra en una débil roca siguiendo una estructura arquitectónica india.

En la parte superior del templo se encuentran las esculturas del Buda Maya Tathagata y alrededor estaban las doce grutas empleadas como santuarios. Siete de ellas todavía siguen presentes hoy.

Las particularidades de Golgulsa son la escultura del Buda Maya Tathagata y la cueva Gwaneum. La escultura del Buda representa las características del Buda Silla, de 4m de altura. Se puede observar en él un turbante, una cara de sonrisa tranquila, ojos rasgados, boca pequeña y nariz larga y fina. Con el fin de proteger la escultura del viento y de la lluvia se instaló una pared. La cueva de Gwaneum es el santuario más importante de las siete cuevas que aún existen. El Buda principal de esta cueva es el de la misericordia y las paredes de la cueva están dedicadas a sus 108 meditaciones. La cueva Gwaneum con un muro de tejas sobre la fachada da la impresión de ser un templo común.

Sin embargo, una vez dentro, en el corazón, todo del techo a las paredes está cavado en la roca. Golgulsa es diferente de los demás templos. El camino que lleva al templo da vértigo como desde un acantilado. Cuerdas y barandillas rodean Golgulsa.

La subida resulta escabrosa, con escaleras que llevan al fin a las cuevas, incluidas la de Gwangneum, Jijang y Yaksa. Solo se puede acceder al Buda Maya Tathagata una vez que se han sujetado con fuerza las cuerdas de seguridad y trepado las paredes de rocas y únicamente después de haber atravesado la cueva, una roca en medio del camino.

El Templo Golgulsa también es el centro del Seonmudo en Corea, una metodología de entrenamiento del arte marcial budista, y un templo donde los miembros de Hwarang (guardias Reales) durante la dinastía de Silla se juntaban para entrenar Hoyeonjigi (la grandeza natural del alma).

Seonmudo es un antiguo método de entrenamineto budista para la autorealización a partir de la meditación y la armonía de cuerpo y alma. Bajo esta doctrina, la salud mental y física pueden ser restauradas limpiando las impurezas de la mente humana débil e incompleta.

En la estancia el Templo Golgulsa, el día empieza y finaliza con Seonmudo. El día empieza con Mass, seguido de Yoga y Qigong. Los rituales de la mañana continúan con una sesión de meditación donde los participantes dan 108 reverencias y hacen una auto-reflexión. Después de la meditación, hay programados actos comunitarios y una clase de modales para el té con un monje del templo. Después del mediodía, se hace Ullyeok, un coro diario de los monjes del templo, para aprender los valores del duro trabajo. Más tarde, los participantes reciben otra clase de Seonmudo junto con entrenamiento y meditación del arte marcial.

¿Pero qué significa Sunmudo?

Son (también escrito como “Sun” del coreano) se refiere a la meditación. Es la pronunciación coreana de la palabra “zen”. A su vez esta se derive del sánscrito “dhyana” lo que significa “meditación” o “estado meditativo”. La esencia de este estado es la paz interior, que se refleja en calma y satisfacción exteriores.

Mu significa “arte marcial” (en el Mandarín Chino se pronuncia “wu”, como por ejemplo “Wushu”). Do significa disciplina o la manera de hacer algo, práctica.

De esta manera, Sonmudo (o Sunmudo) significa “práctica de artes marciales meditativos”. Son las dos cosas: meditación y arte marcial. Y sigue siendo único en el sentido que combina distintos elementos que se complementan. Envuelve movimientos marciales dinámicos y potentes dentro de las prácticas pacíficas de meditación, yoga y qigong.

Este templo ofrece diferentes programas: Entrenamiento de Seonmudo, ceremonia budista, meditación sentado, meditación andando, 108 reverencias, Ullyeok, ceremonia Balwu (ceremonia del comedor), Chadam (té) y visita a lugares sagrados (Templo Girimsa, Templo Gameunsa, la tumba del Rey Munmu.

También ofrece programas para niños y jóvenes como por ejemplo equitación y arquería. Mi compañera de cuarto, con quien tuve la oportunidad de conversar bastante, me contaba que muchas familias llevan a sus hijos con problemas de conducta o psicológicos porque consideran que este lugar los podría ayudar. No estoy muy segura que sea así. De hecho, el segundo día, llego una familia con 3 adolescentes y durante los momentos de meditación, estiramiento y práctica se mostraban muy desganadas e irrespetuosas causando malestar en el resto de las personas, obviamente. Tengo mis resquemores de que este tipo de lugares puedan servir para corregir adolescentes rebeldes, tal vez un par de ostias surtirían mas efecto (jajaja es broma).

Una vez ya instalada en la habitación que compartía con una rumana, con el uniforme puesto y cámara en mano, me aventuro a recorrer el recinto. Saqué un par de fotos, visité los establos y finalmente me fui a uno de los edificios donde me encontré con otras personas que estaban haciendo lo mismo que yo y todo juntos nos fuimos a meditar.

Me encontré con una conjunción de personajes interesantes. La Rumana, mi compañera de cuarto, ya hacia un mes que estaba en el templo. Una enamorada de este tipo de vida y sobre todo de Corea del sur. Me contó que tenía planeado volver en febrero y quedarse por un año. También había un muchacho canadiense que estaba viajando y decidió experimentar la vida en un templo y de paso descansar un poco. El Coreanito, un adolescente que no hacía mucho que estaba pero su principal objetivo era adelgazar ya que parecía tener una notable adicción por los chocopies. Finalmente, un noruego que estaba como voluntario. Hacía bastante que estaba y tenía planeado irse a Japón para convertirse en un monje Zen. Unas horas más tarde llegaron dos mujeres que hablaban francés. Una de ellas también hablaba español porque había vivido en Barcelona, y también venia por la misma razón que yo; para experimentar algo nuevo y ver si esto de la meditación puede formar parte de su vida.

Anteriormente mencioné que me quedé con ganas de más porque he pasado solo una noche en el templo. Lo he planificado así porque no estaba segura de si iba a ser una experiencia que disfrutaría. Hoy puedo decir que necesariamente tenés que pasar una semana como mínimo para poder tener una idea más certera de lo que es la vida en un templo budista.

Hemos hecho todas las actividades programadas en el itinerario; desde meditar, trabajo comunitario, entrenar, ver demostraciones de Sunmudo, las 108 reverencias, la ceremonia del té  y hasta los cantos matutinos.

Uno de mis mayores temores era la comida, porque si bien me gusta mucho la comida asiática, la coreana se caracteriza por ser bastante picante y una de las reglas del templo es que nada se tira, entonces todo lo que pongas en el plato, debes comerlo. Tuve la precaución de poner porciones pequeñas y sobre todo de aquellas comidas que parecían muy picantes. Por suerte casi todo estaba muy bueno a pesar de no haber nada de carne.

La vida en un templo es muy diferente a la que vivimos día a día, pero eso no significa que no te puedas acostumbrar. La hora de levantarse es muy temprano, antes de las 4 de la mañana, pero también la hora de irse a la cama es temprano ya que las luces se apagan a las 10 de la noche. En ningún momento me pareció una experiencia difícil de sobrellevar, ni siquiera cuando tuvimos que levantarnos a las 3 y media tuvimos que subir una cuesta como por 10 minutos bajo la lluvia para asistir al servicio de canto matutino. Los entrenamientos eran un poco duros pero creo que con el tiempo tu cuerpo y mente se van acostumbrando. Yo diría que de toda la experiencia lo más difícil fue lidiar con los ronquidos de mi compañera de cuarto. (Eso sí que requería entrar en un estado de nirvana ¡Parecía un oso la cristiana!)

Finalmente, al día siguiente antes del almuerzo fui a recorrer un poco más y sobre todo quería ir a ver y fotografiar al Buda Maya Tathagata. Fue una subida un tanto peligrosa pero valió la pena porque es un lugar sublime, sereno y muy espiritual. Luego de hacer el check-out tomé el bus hasta la estación y de ahí el tren hasta Seúl.

DSCN6855DSCN6861DSCN6862

DSCN6863DSCN6865DSCN6870

DSCN6871DSCN6872DSCN6874

DSCN6876DSCN6877DSCN6880

DSCN6884DSCN6883

Palms together

Andrea

 

 

 

 

Publicado en Mi vida en Japon, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

10 things to do …

This time I’m gonna write a short post about things to do in Japan in English. I had the opportunity to visit many places in Japan but unfortunately I didn’t have enough time to write about each of those experiences that were absolutely unforgettable. In a previous post I could rank my top 5 experiences in this amazing country and I’m considering posting a second part.

Searching for info about things to do in Kobe, I came across with some really cute (oh soooo Japanese!) and interesting pictures that summarize a little bit they key things to do in some of the most touristic destinations in Japan.

These pics where taken from an curious blog called “Japan Lover”. http://japanlover.me/cool/

First, I’d like to show you the main sightseeing spots in Tokyo 東京.

Now, I’d like explain a little bit about some places outside Tokyo that I had the chance to visit.

Kyoto 京都市

It is a city located in the central part of the island of Honshu, Japan. It has a population close to 1.5 million. Formerly the Imperial capital of Japan for more than one thousand years, it is now the capital city of Kyoto Prefecture located in the Kansai region.kyoto Kyoto is also known as the thousand-year capital.

Osaka 大阪市

It is the capital city of Osaka Prefecture and it is the second largest city by the daytime population after Tokyo’s 23 wards and the third largest city by the nighttime population after Tokyo’s 23 special wards andYokohama in Japan, serving as a major economic hub.

Osaka has also been known as the “nation’s kitchen” (天下の台所 tenka no daidokoro?)and served as a center for the rice trade during the Edo period.

 

Okinawa 沖縄県 

It is the southernmost prefecture of Japan. It comprises hundreds of the Ryukyu Islands in a chain over 1,000 kilometres (620 mi) long. The Ryukyus extend southwest from Kyushu (the southwesternmost of Japan’s main four islands) toTaiwan. The Okinawa Prefecture encompasses the southern two thirds of that chain. Naha, Okinawa’s capital, is located in the southern part of Okinawa Island.

It is a paradisiac place very different from other Japanese prefectures.

OKINAWA

Hokkaido 名古屋市

Hokkaido literally means “Northern Sea Circuit”. It is the 2nd largest island of Japan, and the largest and northernmost prefecture. The largest city on Hokkaido is its capital, Sapporo

Since it is located in the north, it’s a very cold place. But the Snow Festival is absolutely amazing and worth a visit.

Hokkaido

Finally, I’d like to talk about some other places that I couldn’t visit … but of course, I’d love to 🙂

Nagoya 名古屋市 

It is the largest city in the Chūbu region of Japan. It is located on the Pacific coast on central Honshu. It is the capital of Aichi Prefecture and is one of Japan’s major ports along with those of Tokyo, Osaka, Kobe, Yokohama,Chiba, and Kitakyushu. 

NAGOYA

Kobe 神戸市

It is the sixth-largest city in Japan and is the capital city ofHyōgo Prefecture. It is located on the southern side of the main island of Honshū, on the north shore of Osaka Bay and about 30 km (19 mi) west of Osaka. With a population around 1.5 million, the city is part of the Keihanshin metropolitan area along with Osaka and Kyoto.

10things-KOBE

Well, on a final note, I want to point out that Japan has so many interesting and different places to discover. even though it’s a relatively small island, you can find a wide variety of geographical features, climates and cultures. Fortunately, I was lucky enough to go to all the places I wanted to visit but I’m absolutely sure there’s plenty to discover.

Take care!

Andy

 

PD: Mis disculpas por la versión solo en ingles. Ya volveré a los posts en castellano.

 

 

 

Publicado en Mi vida en Japon, Sin categoría | Deja un comentario

My top 5 experiences in Japan – Part I

Poco más de un año por estas tierras. ¿Quién lo iba a decir? Que el tiempo vuela, ya lo sabemos todos. Yo creo que lugares como Tokio son atemporales, se encuentran en otra dimensión donde tiempo y espacio no se juntan. Es una vida tan vertiginosa de a ratos que pareciera que la vivís en slow-motion pero cuando menos te das cuenta, pasó un año.

He decidido escribir una nueva entrada, no solo para actualizar a mis lectores pero también porque en cierto modo es como estar en el punto de partida nuevamente. Supongo que es como el comienzo de un nuevo ciclo anual. Aquí estamos otra vez, en el mes de julio, disfrutando (y a la vez padeciendo) el calor y la humedad de Tokio y con la certeza que por un año más los tokiotas tendrán que seguir aguantándome (cuanta paciencia!).

Esta vez no haré balance, pero si una lista de mis actividades y eventos favoritos de los que he tenido el placer de participar y presenciar (lista que se ampliará en futuras entradas).

# 1 – Cat Café

Los cafés de gatos son lugares temáticos donde te podes tomar algo rodeado de  estos fascinantes animalitos. Dependiendo del lugar y del precio, son lugares más o menos grandes con más o menos gatos y algunos hasta tienen horarios especiales para darles de comer o jugar a modo de show para los asistentes. Uno también puede darles de comer (obviamente pagando, o sea comprando la comida especial para ellos) y como en todos lados hay reglas que respetar. He tenido la oportunidad de ir a dos hasta ahora. La primera vez, fui a un lugar llamado Kawagoe (http://www.koedo.or.jp/foreign/english/), un área muy linda y tradicional. Al finalizar mi recorrido por esta zona,  me estaba pegando la vuelta en dirección a la estación de tren cuando veo un cartel invitando a todo aquel amante de los gatos (como su servidora) a darse una vueltita por el recinto. El precio me pareció razonable y era la oportunidad justa para agregar un tick más a mi lista de cosas por hacer en Japón. Así que pasé 15 minutos filmándolos, sacándoles fotos y jugando con ellos.

DSCN8629 DSCN8645

Mi  segunda experiencia fue un poco más organizada y más significativa. Me hice miembro de un ‘book club’ y el libro que debatimos en el primer encuentro que asistí se llama “Soy un gato” de Natsume Soseki (https://es.wikipedia.org/wiki/Soy_un_gato)(en realidad me uní al grupo precisamente por el libro en cuestión y el lugar donde se realizó el evento. Desafortunadamente no he tenido la oportunidad de ir a algún otro encuentro). Obviamente que que mejor lugar para dicho evento que un ‘cat café’. Si bien éramos pocos los participante (solo 3 chicas) el evento fue memorable y no solo charlamos del libro, sino de otros temas super interesantes (ya que las otras dos chicas son japonesas) mientras disfrutábamos de unas deliciosas cervezas y de tan maravillosa compañía felina.

 

DSCN0024 DSCN0060 DSCN0076 DSCN0105

Cat Cafe Temari no Ouchi: http://www.temarinoouchi.com/

# 2 Samurai Experience

Si hay algo que siempre me fascinó de la cultura japonesa es la historia milenaria donde aparecen samuráis y ninjas que se mueven con suprema agilidad y manejan las katanas como si fueran una extensión de sus propios brazos. Es por eso que cuando encontré la pagina de esta empresa promocionando una clase para aprender a utilizar una katana, no dude dos veces en inscribirme y prepararme para la experiencia. (http://fieldtripplus.com/)

“La experiencia samurái” es una clase de muestra donde te enseñan los movimientos básicos (utilizando katanas de madera), posturas y formas de atacar y defenderse. Creo que hacía muchos años que no estaba tan entusiasmada, me sentía como una criatura con chiche nuevo. Los profesores son actores que hacen shows así que la clase fue muy divertida e instructiva. Practicamos en parejas y finalmente hicimos una especie de mini-show.

10351602_897041856994104_5300724918229275581_n

?????

 

 # 3 Tea Ceremony

Como gran tomadora de mate, también tengo cierta inclinación hacia el té. En realidad mi interés se potenció en China (https://andreacollados.wordpress.com/2014/06/25/vacaciones-diferentes-en-familia-y-desde-otra-perspectiva/) donde pudimos presenciar el ritual y catar diferentes variedades de tés. En Japón, esta práctica está fuertemente vinculada a la historia y cultura del país. Es un arte que se estudia y practica durante muchos años y lleva muchísimo tiempo perfeccionar. En mi recorrido por Kioto, decidí que era la oportunidad justa y el lugar indicado para vivir esta experiencia. El lugar es una casa típica japonesa y éramos un grupo aproximado de 7 u 8 personas. La anfitriona (una mujer de mediana edad) nos iba mostrando el procedimiento paso a paso y explicando sobre la historia de este famoso ritual. Cada uno preparó su propio té que iba acompañado de una especie de pastel japonés. En esta página se puede leer más información sobre esta práctica: http://te.innatia.com/c-servicio-te/a-ceremonia-te-japon.html. Nuestra anfitriona, dentro de todas las cosas interesantes que nos conto, nos explicaba que, en un principio, la ceremonia del té tenía el objetivo de ser una reunión de negocios que duraba entre 3 y 4 horas. Obviamente que primero se servía comida, se disfrutaba de los espectáculos de las geishas y culminaba con la ingesta de dicha infusión. Si bien solo se toma un solo té, Matcha (te verde), toda la experiencia en si es algo que hay que experimentar al menos una vez en la vida, especialmente si estas en Japón.

DSCN0634 DSCN0636 DSCN0639 DSCN0641

En Tea House: http://www.teaceremonyen.com/

# 4 Bonsai Art Museum

¿Qué puede tener de interesante un museo del bonsái?  Y especialmente para alguien que no le interesa la jardinería (como a mí). Pues bien, no me interesan mucho las plantas, en si no tengo paciencia para cuidarlas, pero si me gusta verlas. Lo que siento por los bonsáis es fascinación. Son unos mini arboles muy lindos y mágicos y te da la impresión que en cualquier momento va a salir un enano de alguna de las raíces. Es así que frio y lluvioso día de diciembre, planificamos una visita al museo del bonsái que no se encuentra muy lejos de Tokio (http://omiyabonsai.jp/). El museo no es muy grande pero además de una detallada explicación de cómo cuidar a estos arbolitos, hay exhibiciones de bonsáis que han ganado premios. El área donde se encuentra ubicado este museo también es interesante porque hay varia casas donde exhiben bonsáis y puedes inclusive comprarlos a módicos precios. Creo que los mejores son los frutales, además de tener un arbolito mono adornando tu casa, también te puedes comer la fruta.

DSCN0008 DSCN0010

# 5 Monkey Parks

Por último pero no por ello menos importante, tenemos los parques de los monos. Allá por aquellos años en los que me dedicaba a la enseñanza del ingles en los pirineos, tuve la oportunidad de trabajar con un libro muy interesante que utilizaba fotos del National Geographic. Una de las unidades comenzaba con una foto de doble página que mostraba un grupo de macacos disfrutando de un buen baño rodeados de nieve. En ese momento fue que se me puso en la cabeza que quería ir a aquel lugar y fotografiar (obviamente no con la calidad del NG) a esos curioso animalitos. Es así que en diciembre del 2014 decidí hacer un tour que incluía una visita al catillo Matsumoto (https://en.wikipedia.org/wiki/Matsumoto_Castle) y al parque de los “snow monkeys”( http://www.jigokudani-yaenkoen.co.jp/english/html/top_e.htm). El tour estuvo muy bien organizado pero obviamente todo lo bueno siempre requiere de un cierto esfuerzo extra. Para llegar a los “onsens” donde los monos se relajan cual jacuzzi, hay que caminar un buen trecho. No es un camino difícil, pero lo que lo hacía difícil (y peligroso en cierto modo) era que al haber nevado los días anteriores había capas de hielo en ciertas áreas y el paseíto se convirtió en una travesía al mejor estilo ‘Holiday on Ice’ (si es que me delato sola jajajaj) . Pero todo esfuerzo fue más que valedero ya que el lugar es un espectáculo en sí mismo y los macacos (nada temerosos de los turistas), le suman la magia y el condimento necesario para que sea todo un espectáculo de la naturaleza.  El nombre del lugar significa ‘Hell´s Valley’ y es altamente recomendable.

DSCN0214 DSCN0217 DSCN0218 DSCN0239 DSCN0244 DSCN0280

Mi segunda experiencia con este tipo de parques fue en Kioto. En un principio estaba un poco indecisa. ¿Otro parque? Pensé, pero igualmente pagamos la entrada y emprendimos camino, y la verdad que valió la pena. Esta vez fue una experiencia diferente, los monos estaban en una especie de montaña y no en un valle como en el parque anterior y el día estaba radiante sin una pizca de nieve. Los monos jugaban, se corrían, se comían los piojos y también pedían comida, ya que hay un área donde se les puede dar de comer mientras ellos se cuelgan de unas rejas. Creo que la magia de este tipo de experiencias tiene que ver con el contacto tan directo con la naturaleza en un hábitat natural.

DSCN0335 DSCN0336 DSCN0345 DSCN0353 DSCN0355 DSCN0366

Para finalizar, quisiera extender mis disculpas porque casi todas las páginas están en ingles. Lamentablemente el castellano no es una lengua tan común por estos lares.

Espero que les haya gustado,

Andrea

Publicado en Mi vida en Japon, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 11 comentarios

Una pincelada de Tokyo

Disculpas ante todo, sobre todo a aquellas personas que han estado a la espera de alguna entrada nueva (que obviamente no son muchas, pero no por eso menos importantes).

¿Cómo resumir en una sola entrada todo lo que ha pasado en estos casi 5 meses? ¿Por dónde empezar? (por el principio dirían muchos)

Mi vida en el país del sol naciente comenzó allá, a principios de julio. Recuerdo que estaba un poco insegura (¿cagada?) y ansiosa por lo que me esperaba en este país. Primera vez que llegaba a un aeropuerto a comenzar una nueva vida y nadie me estaba esperando. Después de unas tortuosas casi 35 horas de vuelo aterricé en Narita y todo el proceso fue bastante fácil. Me encontré con bastantes carteles en ingles, mucha gente amable y un tifón por venir.

Las primeras semanas fueron las del papelerío, entrenamiento y acomodarme a la vida nipona. Todo nuevo, todo lindo, todo limpio, tecnología de punta y mucha pero mucha gente.

Creo que hasta ahora lo que más me ha costado de todo el proceso fue adaptarme al trabajo. Trabajo para una empresa que ofrece clases de inglés principalmente a gente de negocio (por lo menos en el estudio donde yo ejerzo de instructora). He tenido que familiarizarme con el material,  la forma de enseñar (que yo no lo llamaría enseñar, pero eso es otro tema que tal vez merezca otra entrada) y con las demandas de la clientela (o sea, los alumnos) .

¿Qué podemos decir de la vida social? Que hay muchísimos extranjeros, y si, en Tokio, como toda ciudad capital e importante podes encontrar de todo y para todos los gustos. Si se quiere, se puede salir de fiesta los siete días de la semana. En mi caso, han sido unas escasas tres o cuatro veces, principalmente porque no me interesa y porque eso conlleva un gasto elevado que no estoy dispuesta a sacrificar en detrimento de mis viajes. Pero por otro lado, mi vida social es una de las razones por las que puedo considerarme una persona feliz en Japón.

Vivo en una sharehouse, o sea que comparto departamento con otras 6 personas y la verdad que he conocido gente increíble y de todas partes. Y al igual que yo, disfrutan de lo simple de los momentos compartidos con una cerveza o un vinito, de las charlas y gastadas, de los cigarrillos en las puerta (aunque alguno no fume) y de lo maravilloso de tener orígenes tan distintos, pero a la vez poder conectarnos de tal forma que me aventuraría a catalogarlo como “amistad”.

¿Y los viajes? Mi principal razón de existir. Pero para poder viajar hay que tener dinero y para eso hay que producirlo, así que debido al laburo mis viajes han sido cortos pero muy buenos. Ya tengo unos cuantos viajes en mi haber por los alrededores de Tokio. Viajes sola, con amigos, con un travel companion y con gente que apenas he conocido. ¿Qué decir de los lugares? Que son maravillosos, debe haber gente que se canse de ver templos, porque probablemente después del cuarto o quinto ya les parezcan todos iguales. Pues, yo no. Me he enamorado de la arquitectura, los colores, las formas y contrastes. Algo hermoso sobre Japón es que cada estación le da un color diferente a cada lugar y es algo mágico (lo cual me ha hecho interesarme aun más en la fotografía).  La naturaleza se ve y se aprecia desde otra perspectiva acá, o por lo menos eso es lo que me pasa a mí.

10446719_10202575030596834_422865252597017811_n ??????????????????????????????? DSCN8283 ??????????????????????????????? DSCN8416 DSCN8483 ??????????????????????????????? DSCN8545 ??????????????????????????????? ??????????????????????????????? DSCN8822 DSCN8940 DSCN9052 DSCN9228 DSCN9333 DSCN9447 DSCN9484 DSCN9556 ??????????????????????????????? DSCN9664

 

10384769_10203158964514817_6410014471213131608_n 10478437_10203287628051325_4495288065767023984_n

Probablemente en casi todas las entradas haga referencia al Yin y el Yang, básicamente porque de eso se trata la vida, un balance entre fuerzas opuestas y  complementarias. He podido encontrar este contraste en casi todos los lugares donde he vivido (sino en todos) y Japón no podía ser la excepción.  Esta dualidad entre lo moderno y lo antiguo es lo que más me atrae de este país, pero a su vez, hay cuestiones más profundas que me hacen descartar la posibilidad de soltar anclas por estas tierras. Lo bueno; es un lugar seguro, limpio, ordenado y con un nivel de vida alto. Por otro lado, los japoneses en general viven para trabajar. En la escala de valores, primero está el trabajo y luego la familia y amigos (si tienen). No conocen el concepto de la verdadera amistad (al menos como la concebimos los argentinos). Los términos “Honne  y tatemae”(http://es.wikipedia.org/wiki/Honne_y_tatemae), o sea, no decir o hacer lo que verdaderamente se siente, sino lo que es socialmente correcto; son como leyes implícitas que rigen la sociedad y eso es algo que va mas allá de mi entendimiento y con lo cual nunca podría convivir, pero igualmente respeto. No quisiera ser cruel, pero podría afirmar que en Japón hay un dejo de tristeza en el aire y en las personas y esa es una de las razones del alto índice de suicidio.

Me gustaría hacer referencia a un libro muy interesante y que recomiendo que se llama Norweigan Wood (Tokio Blues, en español) y creo que describe bastante bien la sensación de infelicidad que se puede percibir, mas allá que sea una historia de amor. No lo recomiendo por ser una historia de amor (nada más lejos de mi) sino porque es una pincelada de la vida en Tokio. La forma en que está narrada la historia, los paisajes y la descripción de los personajes y la sociedad en general es fascinante.  No he visto la película aun, tengo que terminar el libro primero 😉

¿Qué me depara el destino? Que será ¿no? Por ahora, disfrutar un tiempo más por estas tierras, aprender más de esta cultura, arrancar de una vez con el idioma y viajar, viajar y viajar.

Japón da para muchas entradas, hay mucha tela por cortar, no prometo nada, pero la idea es seguir explorando y descubriendo esta cultura tan fascinante y plasmar todo en futuras entradas. Trataré de no dormirme en los laureles 😉

 

A cuidarse!

 

Andrea

Publicado en Mi vida en Japon, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 15 comentarios